La formación docente en entornos virtuales

En la formación de los docentes no puede estar ausente el creciente e inteligente uso de las tecnologías de la información y comunicación como medio fundamental para  el  desarrollo  de  las  habilidades  y  capacidades  que  demanda  la  sociedad actual y que serían difíciles de obtener exclusivamente a través de una enseñanza tradicional Por esta razón  el objetivo de la investigación fue determinar en qué medida el diplomado en formación docente para el elearning contribuía con la preparación de los profesores. LaIMG-20140612-WA0009 investigación fue de campo de tipo evaluativo con apoyo documental. Para el estudio se consideró una población de ciento cincuenta y dos (152) profesores de las carreras derecho, administración de empresas, contaduría pública, ingeniería de sistemas, ingeniería eléctrica y comunicación social cursantes del diplomado en formación docente para el elearning. Para recolectar la información se utilizó la encuesta El COLLES (Encuesta en Línea sobre Ambiente Constructivista de Aprendizaje en Línea) de Moodle. Los resultados de la investigación evidencian: Alta  motivación  de  los  profesores  participantes,  a  menudo  los  más motivados  y  con  frecuencia  los  más  involucrados  en  actividades  académicas.  La universidad  tiene  una  gran  oportunidad:  reconocer,  incentivar  y  publicitar  este ejemplo  como  un  buen  referente,  para  que  los  profesores  motivados  se  sientan incorporados en los planes de desarrollo de la institución. Los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje en los temas de interés para su actualización profesional. Esta  modalidad  de formación  muestra  la  disposición  de  los  profesores participantes a compartir su conocimiento y experiencias, mediante la creación de asignaturas virtuales. El  uso  de  software,  entornos  web,  y  plataformas  e-Learning amplían  los  conocimientos  y  competencias  de  los  profesores  participantes  y contribuyen a reforzar la confianza en sus propias capacidades. La  sensación  de  estar  compartiendo  una  experiencia  colectiva innovadora refuerza el interés de búsqueda y creatividad individual y de grupo. El  conocimiento  alcanzado  durante  esta  formación  incentiva  la investigación  y  búsqueda  de  soluciones  nuevas  para  cada  área  de  conocimiento específica.

Palabras clave: formación docente, docente, entorno virtual

 Introducción

Las  tecnologías de la información y comunicación están  generando  cambios irreversibles  en  la  sociedad,  y muy Particularmente en la educación. La integración de las TIC en el currículo y en las  aulas  requiere  de  nuevas  prácticas  docentes,  las  que  necesitan  procesos  de formación y acompañamiento que garanticen su adecuada integración durante la formación inicial y el desarrollo profesional docente, convirtiéndose en un apoyo más a los constantes esfuerzos por conseguir mejorar la calidad educativa. En la formación de los docentes no puede estar ausente el creciente e inteligente uso de las tecnologías de la información y comunicación como medio fundamental para  el  desarrollo  de  las  habilidades  y  capacidades  que  demanda  la  sociedad actual y que serían difíciles de obtener exclusivamente a través de una enseñanza tradicional.

 Los docentes de la generación digital, afrontan un gran inconveniente y es que la sociedad actual avanza a pasos vertiginosos. Nuestros docentes se han formado y se están formando con una cultura y una visión del significado de su profesión que ya ha cambiado (Gros y Silva, 2005). Por esta razón, es fundamental redimensionar la formación de los docentes, incorporando una serie de elementos centrados en las tecnologías de la información y la comunicación como herramienta significativa en los procesos de enseñanza y aprendizaje, que fortalezcan a los educadores para el contexto actual y futuro.

“Entre las pocas cosas que vamos sabiendo sobre las TIC, está que la interacción que realizamos con ellas no sólo nos aporta información, sino también […] modifican y reestructuran nuestra estructura cognitiva por los diferentes sistemas simbólicos movilizados. Sus efectos no son sólo cuantitativos, de la ampliación de la oferta informativa, sino también cualitativos por el tratamiento y utilización que podemos hacer de ella. De cara a la educación nos sugiere que estas TIC se conviertan en unas herramientas significativas para la formación al potenciar habilidades cognitivas, y facilitar un acercamiento cognitivo entre actitudes y habilidades del sujeto, y la información presentada a través de diferentes códigos” (Cabero 2004, p. 18).

En este contexto, el papel del profesor se transforma al pasar de ser una fuente de información y conocimiento hacia la visión de un profesional competente para crear y dirigir ambientes de aprendizaje complejos, donde se involucre a los alumnos en actividades apropiadas, donde puedan construir su propia comprensión del material a estudiar, y sean acompañados en el proceso de  aprendizaje.

 Disertación

Formación docente

Por muchos años, la educación ha propiciado la enseñanza centrada en la transmisión del conocimiento y en un rol pasivo del estudiante. Sin embargo, se requiere cambiar este modelo formativo e incorporar en la formación del profesorado las herramientas para capacitarlo como un profesional que esté más cerca de ser un trabajador del conocimiento, un diseñador de entornos de aprendizaje, que un mero transmisor de información (Gros y Silva, 2005). En este cambio, las TIC plantean nuevos escenarios, que requieren una revisión profunda de la educación en sus diversos aspectos. En efecto, la modalidad de enseñanza, las metodologías, la forma de acceder y adquirir conocimientos, los recursos utilizados, entre otros aspectos, son afectadas por estas tecnologías.

Las instituciones educativas deben emprender proyectos para la formación y actualización de su personal docente para que puedan emprender su nuevo rol, redimensionado con la incorporación de entornos virtuales de aprendizaje.

El contenido y la metodología en la formación del docente en materia de TIC marcan la diferencia. No solo se debe pensar la formación genérica en habilidades TIC para los docentes, sino en los métodos en los que se prepara al maestro o al profesor para la integración de tecnologías. Parecería que cuando se forma al docente sobre la base de procesos de enseñanza centrados en el estudiante, aumenta la frecuencia con la que se usan las tecnologías en el aula (Zhao et al., 2002).

Entre los temas clave para la formación inicial en la integración de TIC, Tondeur (2011) señala: alinear teoría y práctica, implementar modelos de rol en el uso de TIC, promover la reflexión sobre el rol de la tecnología en la educación, aprender de tecnología a través del diseño instruccional o planificación de actividades y desarrollo de materiales, colaborar entre pares, desenvolver auténticas experiencias de integración de tecnologías.

 La educación mediada por tecnologías trasciende la esfera puramente didáctica y constituye una alternativa pedagógica, dinamizadora de la producción de conocimiento. Esto implica, claro está, la redefinición de conceptos básicos como educar, enseñar, aprender, entre otros, y la de los roles clásicos asignados a quien enseña y a quien aprende.(Reyes 2011)

En este contexto, el docente deja de ser el transmisor de conocimientos y pasa a ser el facilitador del proceso de aprendizaje involucrándose el mismo como aprendiz del proceso. Por tanto el nuevo rol del docente conlleva a pasar de un enfoque centrado en el docente a uno centrado en el estudiante, donde el estudiante participa tanto como el docente o más, y donde la presencia física del estudiante y el docente no es un requisito indispensable para lograr el aprendizaje.

“[…]  las  tendencias  apuntan  a  una  intensificación  en  el  uso  de  las  TIC especialmente en el ámbito universitario. La razón es que las TIC han motivado cambios en la Enseñanza Superior Universitaria propiciando una intensificación de la  cooperación  entre  instituciones,  una  diversificación  de  los  mecanismos  de acceso  a  la  formación,  una  ampliación  de  la  oferta  académica  y  una  alteración de  su  estructura  académica  y  de  gestión.  La  evolución  de  las  tecnologías  y  su aplicación inmediata a la empresa obliga a que el sistema educativo, y en especial el universitario, se anticipe a los perfiles que se requerirán a medio plazo en el mundo laboral  para  que  salgan  al  mercado  con  la  preparación  requerida” (FundaciónFrance Telecom España, 2006, p. 276)

 Roles y funciones del docente del entorno virtual

La extensa relación de funciones y tareas que debe desempeñar el moderador de entornos de creación y gestión de conocimiento, conlleva la adquisición y desarrollo de toda un serie de competencias y conocimientos, básicos y esenciales, de carácter administrativo y técnico, y otras más complejas relacionadas con aspectos pedagógicos y sociales. Y todo ello sólo es posible a partir de un plan estructurado de actuación. La correcta realización de estas funciones exige algo más que el sentido común o el conocimiento de algunas herramientas; supone una formación y actualización continúa. Una formación adecuada resulta fundamental para el éxito en los procesos de creación y gestión del conocimiento.

Los docentes destinatarios de la formación son profesionales en ejercicio y con buen conocimiento de las temáticas propias a sus carreras, que tienen que compaginar la actividad profesional y la propia formación en un campo nuevo para ellos. Evidentemente, sus características son diversas, dependiendo de su experiencia, formación previa, contexto de actuación u otras circunstancias.

Estas dos condicionantes centrales exigen de una propuesta que se estructure por niveles formativos y que utilice las nuevas tecnologías como herramienta básica. La formación del moderador de redes de conocimiento se debe desarrollar a través de una red de conocimiento, que permita así trabajar algunas competencias de forma transversal y habituar a los dinamizadores al espacio de trabajo.

 Es por esto que, en este contexto, el profesorado deberá ser:

  • Un estructurador de la materia y los conocimientos que imparte.
  • Un motivador del alumnado, que le haga disfrutar lo que aprende.
  • Un guía-orientador en los procesos de aprendizaje, en la maduración y desarrollo global del alumno.
  • Un evaluador de procesos y productos educativos.

Por tanto, el docente ha dejado de ser sólo fuente del conocimiento para desarrollar, además, funciones de guía, orientador, asesor y facilitador de recursos y herramientas de aprendizaje. Esto hace que según Salinas (2004) además de tener la responsabilidad del contenido, el profesor haya de participar en el proceso de diseño y elaboración de los materiales de aprendizaje, en los procesos de distribución de los mismos y en los procesos interactivos de intercambio de información, opiniones y experiencias o en las tutorías, así como en la actualización y mejora de los materiales.

 Valcárcel, (2004), destaca dos tipos de competencias añadidas a la consideración del docente como experto en la disciplina académica (con sus facetas tanto básicas como aplicadas). Son las competencias básicas y profesionales:

COMPETENCIAS DOCENTES

Figura 1. Competencias básicas y profesionales

 En este nuevo contexto, se ha hecho visible la necesidad de replantear la formación docente del profesorado universitario, con el fin de que sea capaz de facilitar el aprendizaje de sus alumnos(competencias profesionalizadoras), localizándose aquí, y no en otro lugar, el centro de su actividad docente, un profesor reflexivo que sea crítico consigo mismo, capaz de analizar su enseñanza y el aprendizaje de sus alumnos, flexible, con dominio de técnicas pedagógicas, y abierto al cambio.

En trabajos como los de Zabalza (2003) o García Nieto y otros (2004) se pone de manifiesto un nuevo perfil de profesor universitario, de quien se espera que:

  • Sea un experto en el conocimiento y uso de fuentes de la disciplina que imparte.
  • Disponga de criterios adecuados para seleccionar los materiales de enseñanza aprendizaje adecuados en cada momento y para cada tipo de estudiante.
  • Supervise y oriente el trabajo del alumno.
  • Diseñe y organice adecuadamente las secuencias de aprendizaje.
  • Ofrezca informaciones y explicaciones comprensibles y bien organizadas.
  • Maneje convenientemente las tecnologías de la información y la comunicación.
  • Evalúe no sólo conocimientos, sino capacidades y competencias.
  • Reflexione e investigue sobre la enseñanza.
  • Se identifique con la institución y sea capaz de trabajar en equipo.

Este importante cambio supone una adaptación, incluso una nueva concepción de la función del profesor universitario, en la que la tutoría (académica, personal o profesional) alcanza especial relevancia. Como consecuencia, en el listado de competencias anterior habría que añadir (Zabalza, 2003), que:

  • Sepa comunicarse y relacionarse con los estudiantes, creando un clima de clase positivo, manifestando sensibilidad hacia las necesidades y problemas que pueda plantear cada estudiante en su proceso de aprendizaje, permitiéndole los márgenes necesarios de autonomía y estimulándole en su proceso formativo; y
  • Tutele adecuadamente a los estudiantes para conseguir el máximo aprovechamiento de sus potencialidades y recursos.

Indudablemente existen muy distintas tareas vinculadas a la responsabilidad que tienen los docentes de que los estudiantes aprendan o no. Depende en gran medida de su profesionalidad, siempre vinculada a las dificultades a las que deben hacer frente. Pero quizás el principal problema sea la ausencia (o escasez en el mejor de los casos) de formación docente que tiene el profesorado universitario en este sentido.

Diplomado en formación docente para el elearning (Universidad Bicentenaria de Aragua)

 Presentación 

En la actualidad son muchos los países e instituciones educativas involucradas en distintos proyectos que pretenden a corto plazo la eliminación de fronteras y obstáculos de toda índole con la finalidad de lograr una educación sin límites y restricciones de tiempo, espacio y cobertura. Los países en vías de desarrollo, nos encontramos en una etapa que podemos considerar intermedia con relación al uso de la tecnología informática para usos educativos a distancia. En el caso de nuestra institución, se realizan esfuerzos de distinta magnitud e intensidad para lograr integrarse a esta nueva dinámica educativa.

Las modalidades alternativas en educación forman parte de una innovadora práctica educativa que se apoya en los recursos que las Tecnologías de la Información y Comunicación ofrecen. Con estas modalidades se pretende que los estudiantes puedan cursar licenciaturas, posgrados, seminarios, diplomados entre otros, adecuándolos a las necesidades, tiempo disponible y condiciones particulares (horarios, desplazamientos), de los participantes evitando tener que acudir cotidianamente al lugar específico donde se imparten las clases.

Una de las características de esta modalidad del aprendizaje, es que permite a los estudiantes trabajar independientemente sin perder el contacto personal con sus profesores y compañeros de clase; el uso del correo electrónico, el chat, foros de discusión y otras herramientas de comunicación que facilitan la interacción entre los participantes de un curso en línea, ampliando el contacto que a menudo en la clase tradicional es limitado por el tiempo y el espacio. En esta modalidad, se privilegia la autogestividad, el estudio independiente y la responsabilidad del estudiante en su aprendizaje. Sin embargo, siempre contara con el apoyo y guía del facilitador quién anima y promueve el proceso de aprendizaje en un ambiente colaborativo y de aprendizajes significativos.

 Objetivo

El profesor aprenderá a través del Diplomado a diseñar, elaborar, organizar y desarrollar materiales educativos para la modalidad virtual de acuerdo al diseño instruccional apoyado en la orientación constructivista del aprendizaje.

 Sustento Psicopedagógico

El aprendizaje ha orientado el trabajo de investigación e intervención de numerosos científicos, entre otros; Piaget, Vigotsky, Ausubel, Bruner, a partir de las cuales se han construido teorías y perspectivas que pretenden explicar dicho fenómeno social-educativo.

Dentro de esta amplia gama de tendencias explicativas, destaca el constructivismo como una de las orientaciones que ha logrado establecer líneas de investigación e intervención en la educación por su sistematicidad y sus resultados en el área del aprendizaje, a diferencia de otros enfoques, que plantean explicaciones relacionadas solo al objeto de estudio y otras que solo acuden al sujeto cognoscente como razón última del aprendizaje, el constructivismo propone la interacción de ambos factores en el proceso social de la construcción del aprendizaje, y en particular del aprendizaje significativo.

El constructivismo es una orientación o enfoque que considera que la estructura psicosocial del individuo tanto en los aspectos cognoscitivos y sociales del comportamiento como en los afectivos, no es un mero producto del ambiente ni un simple resultado de sus disposiciones internas, sino que es una construcción propia que se va produciendo cotidianamente como resultado de la interacción entre esos dos factores. El conocimiento no es una copia de la realidad, sino una construcción del ser humano que se realiza con los esquemas que ya posee, con los conocimientos previos que ya construyó y con la experiencia que adquirió.

La concepción constructivista del aprendizaje se organiza en torno a tres ideas fundamentales:

  1. El estudiante es el responsable directo de su propio proceso de aprendizaje. Es él quien construye su conocimiento y nadie puede sustituirle en esa tarea. La importancia prestada a la actividad del estudiante no debe interpretarse en el sentido de un acto de descubrimiento o de invención, sino en el sentido de que es él quien aprende y, si él no lo hace, nadie puede hacerlo en su lugar. El aprendizaje está totalmente mediatizado por la actividad mental constructiva del estudiante. El estudiante no es sólo activo en su aprendizaje cuando manipula, explora, descubre o inventa, sino también cuando lee o escucha explicaciones.
  2. La actividad mental constructiva del estudiante se aplica a contenidos que ya poseen un grado considerable de elaboración, es decir, esta acción es ejercida sobre un conjunto de conocimientos producidos por un constructivismo social.
  3. Los estudiantes construyen o reconstruyen objetos de conocimiento que de hecho están construidos. Así, los seres humanos desarrollan: la lengua escrita, construyen las operaciones aritméticas elementales, construyen el concepto de tiempo histórico, construyen las normas de relación social, pero todos estos elementos de la convivencia y desarrollo humano, ya están elaborados y en funciones, sin embargo, todos estos elementos, siempre están y estarán sujetos a innovaciones, adecuaciones y nuevos descubrimientos producidos por el constructivismo individual y social de los seres humanos.

El hecho de que la actividad constructiva del estudiante se aplique a unos contenidos de aprendizaje preexistente condiciona el papel que está llamado a desempeñar el docente o facilitador. Su función no puede limitarse únicamente a crear las condiciones óptimas para que el estudiante despliegue una actividad mental constructiva, rica y diversa; el facilitador o docente ha de intentar, además, orientar esta actividad constructiva del estudiante con el propósito de que esta actividad se acerque de forma progresiva a lo que significan y representan los contenidos educativos como saberes: científicos, culturales, éticos entre otros.

El aprendizaje significativo por un lado, se da cuando las tareas están relacionadas de manera congruente con el objeto de estudio y su experimentación, y por el otro, cuando el estudiante decide aprenderlas, cuando el estudiante, como constructor de su propio conocimiento relaciona los conceptos a aprender y les da un sentido a partir de la estructura conceptual que ya posee y de la experiencia realizada. Dicho de otro modo, construye nuevos conocimientos a partir de los conocimientos que ha adquirido anteriormente, y esta acción puede ser por descubrimiento o receptiva, pero además construye su propio conocimiento porque quiere y está interesado en ello. El aprendizaje significativo en ocasiones se construye al relacionar los conceptos nuevos con los conceptos que ya posee y otras al relacionar los conceptos nuevos con la experiencia que ya se tiene.

Finalmente podemos considerar que la perspectiva constructivista del aprendizaje se establece en función de los siguientes procesos:

  • El conocimiento se construye a partir de estructuras y conocimientos previos vinculados a la experiencia.
  • El aprendizaje es una visión particular del mundo y de la vida.
  • El aprendizaje es un proceso activo en el cual los significados derivados de los conocimientos se desarrollan con base en la experiencia.
  • El crecimiento conceptual proviene de la negociación de significados, del compartir múltiples perspectivas y de la modificación de nuestras propias representaciones a través del aprendizaje colaborativo y significativo.

Por esto, la EAD requerirá de los docentes una actitud innovadora y altamente creativa, que considere la realidad educativa como un proceso dinámico, flexible y cambiante. Por lo cual la Universidad Bicentenaria de Aragua ha diseñado este Diplomado de Formación Docente en Educación a Distancia. 

Módulos UC Hras
Módulo I: Enseñanza tradicional y enseñanza en línea 2 24
Módulo II: Diseño instruccional 2 32
Módulo III: Objetos virtuales de aprendizaje 3 48
Módulo IV: Evaluaciones en ambientes virtuales de aprendizaje 2 24
Módulo V: Administración de cursos Virtuales. 2 24
11 152

 Audiencia (Destinatarios)

El Curso está dirigido a docentes de universidades, y al público en general, que estén vinculados a la docencia, sea en modalidad de enseñanza y aprendizaje mixta o a distancia.

 Modalidad

El diplomado está concebido bajo una modalidad de Educación a Distancia (EaD), basado en las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), donde las actividades se llevarán a cabo virtualmente, haciendo uso de la Internet, la Web, y la plataforma Moodle, apoyado en el correo electrónico, skype, el Chat, collaborate y los foros de discusión, entre otros, como medios de comunicación, entrega e interacción facilitador-estudiantes, estudiantes-estudiantes, estudiantes-materiales y medios. Facilitado por un docente experto a través de Internet.

 Actividades

  • Utilizar los diferentes recursos o herramientas web.
  • Mantener una constante comunicación vía skype, e-mail con el Profesor/Facilitador y sus compañeros de curso con el propósito de aclarar dudas que se le presenten en el desarrollo de las prácticas y trabajos a realizar.
  • Crear cursos virtuales

 Horario

Por ser un curso en modalidad de Educación a Distancia (EaD) no existe un horario como tal, sin embargo el participante deberá tener disponibilidad para dedicar un mínimo de dos horas diarias al desarrollo de las actividades del mismo.

Se realizarán un Chat de dudas (día y hora a fijar por el docentes/facilitador). Así mismo, se realizará un foro permanente durante el desarrollo del diplomado.

Las actividades de discusión y reflexión con el docente/facilitador se realizaran utilizando los medios o formas de comunicación de la Internet (correo-e, foros, chat, entre otros) y en su mayoría de forma asincrónica. El participante deberá elaborar su cronograma de trabajo de acuerdo a su ritmo y estilo de aprendizaje, y así adaptar su disponibilidad de tiempo y estudio, de modo que pueda realizarlo a lo largo del desarrollo del diplomado, para hacer la entrega de las asignaciones puntualmente. Del resto, las horas de conexión durante el día son a conveniencia de los participantes.

 Evaluación (Criterios)

Para optar al “Certificado de Aprobación” del Diplomado es necesario:

  • El cumplimiento de las normas e instrucciones.
  • La asistencia virtual a cada uno de los módulos o cursos previstos en el diplomado.
  • La creación de una asignatura virtual, que será evaluada por un jurado conformado por un especialista en contenido del área de conocimiento y un especialista en diseño de cursos virtuales.

 Metodología

La investigación fue de campo de tipo evaluativo con apoyo documental. Para el estudio se consideró una población de ciento cincuenta y dos (152) profesores de las carreras derecho, administración de empresas, contaduría pública, ingeniería de sistemas, ingeniería eléctrica y comunicación social cursantes del diplomado en formación docente para el elearning.

Para recolectar la información se utilizó la encuesta El COLLES (Encuesta en Línea sobre Ambiente Constructivista de Aprendizaje en Línea) de Moodle la cual se agregó como una actividad dentro del aula virtual y se les solicitó a los estudiantes la colaboración de responderla una vez concluida la misma. Esta encuesta contenía cuatro (4) preguntas claves para determinar  en qué medida el diplomado contribuía con la preparación de los profesores para el elearning:

¿Mi aprendizaje se centra en asuntos que me interesan?

¿Lo que aprendo es importante para mi práctica profesional?

¿Aprendo cómo mejorar mi práctica profesional?

¿Lo que aprendo tiene relación con mi práctica profesional?

Las opciones de respuestas y su valor son las siguientes:

Casi nunca (1)  rara vez (2)        Alguna vez (3)   A menudo (4)    Casi siempre (5)

Adicionalmente hay un espacio para comentarios  que también fue utilizado por los estudiantes para manifestar sus inquietudes.

Resultados

Los resultados obtenidos de la aplicación de la encuesta se extrajeron de las aulas virtuales se agruparon por escala para su respectiva tabulación, graficación y análisis pertinente y se presentan a continuación:

RELEVANCIA2

 Gráfico 1: Relevancia

Ítem: Mi aprendizaje se centra en asuntos que me interesan

De acuerdo a los resultados obtenidos dentro de la escala Relevancia en el ítem donde se pretendía valorar si el aprendizaje se centraba en asuntos que le interesan al docente, se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las ciento cincuenta y dos respuestas es de 4,50 lo cual indica que efectivamente los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje en los temas de interés para su actualización profesional.

 Al respecto, Meter (2004) indica que los  docentes  tienen  que  familiarizarse  con  las  tecnologías,  aprender  qué recursos existen, dónde buscarlos, y cómo integrarlos en sus clases. Así mismo, Zhao ( 2002) señala que cuando los docentes sienten que poseen respaldo técnico, existe una correlación positiva con el mayor uso de la tecnología

Reyes(2012) señala que los objetos de aprendizaje de las aulas virtuales a los cuales acceden los estudiantes para su estudio, más que definir qué debe aprenderse se trata de proporcionar apoyos instrumentales suficientes  con respecto a lo que debe aprenderse, especialmente estimulando el pensamiento crítico y la autorregulación de la actividad cognoscitiva, apoyos en sí mismos asociados a la evaluación del aprendizaje (auto evaluación y co-evaluación).

Ítem: Lo que aprendo es importante para mi práctica profesional

De acuerdo a los resultados obtenidos dentro de la escala Relevancia en el ítem donde se pretendía valorar si el aprendizaje adquirido era importante para la práctica profesional del docente, se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las ciento cincuenta y dos respuestas es de 4,70 lo cual indica que efectivamente los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje significativo para su práctica profesional.

Gros y Silva (2005), plantean que los profesores que hoy se forman se van a encontrar con alumnos que pertenecen a una nueva generación, una generación digital en la cual la información y el aprendizaje ya no están relegados a los muros de la escuela ni son ofrecidos por el profesor de forma exclusiva. Por estas razones es urgente la formación de los docentes preparándolos para afrontar el reto de los entornos virtuales de aprendizaje

Ítem: Aprendo cómo mejorar mi práctica profesional

De acuerdo a los resultados obtenidos dentro de la escala Relevancia en el ítem donde se pretendía valorar si el aprendizaje adquirido era importante para mejorar la práctica profesional del docente, se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las ciento cincuenta y dos respuestas es de 4,70 lo cual indica que efectivamente los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje que le permitirá mejorar su práctica profesional.

 En este sentido, Martin (2003) asevera que la capacitación en el uso de software específico se  correlaciona con la utilización de tecnología en el aula. También existen estudios que muestran una correlación positiva con los resultados de aprendizaje, cuando la formación permite la participación del docente en el diseño de actividades y recursos con apoyo tecnológico

Ítem: Lo que aprendo tiene relación con mi práctica profesional

De acuerdo a los resultados obtenidos dentro de la escala Relevancia en el ítem donde se pretendía valorar si el aprendizaje adquirido tenía relación con la práctica profesional del docente, se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las ciento cincuenta y dos respuestas es de 4,70 lo cual indica que efectivamente los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje que tiene relación con su práctica profesional.

Becker y Anderson (2000) La formación de los docentes, para ser efectiva, debe considerar esencialmente la manera de incorporar la tecnología en sus actividades cotidianas en el aula, sus programas de estudio y su pedagogía. La integración tecnológica con objetivos de aprendizaje específicos puede conducir a mejores resultados de aprendizaje así como también a aumentar la frecuencia de uso en el aula.

Comentarios adicionales realizados por los estudiantes luego de responder la encuesta:

  • Hasta el momento he recibido formación que ha despertado mayor autoexigencia
  • Excelente!!!
  • Agradecida con todos Uds. por esta excelente oportunidad de capacitarme en educación a distancia. es algo nuevo para mi pero tengo muchos deseos de aprender.
  • Es mi primer curso on-line y estoy maravillada con este método de enseñanza
  • Con el acompañamiento y aprendizaje colaborativo se logra los resultados esperados en esta importante tendencia educativa virtual. Muchas Gracias por la oportunidad que me otorgan. DIOS les Bendiga Siempre!!!
  • Excelente la motivación de los tutores para los estudiantes.
    Muchas gracias.
  • Es un aprendizaje necesario y cónsono por la realidad tecnológica que vivimos. Es muy interesante y me motiva a aprender y a participar de ésta innovadora modalidad de Educación a Distancia. Muchas Gracias por la Oportunidad.
  • La idea de este Diplomado es excelente porque nos ayuda a desarrollar habilidades en áreas de la educación donde no estamos muy familiarizados, es importante resaltar que al momento de diseñar una plataforma educativa esta debe ser lo más amigable posible, amén a la claridad de las actividades y de los criterios necesarios para desarrollarla, los invito a seguir mejorando para que nuestro aprendizaje sea significativo y se puedan obtener los objetivos planteados tanto para la Universidad como para nosotros. Reitero mis felicitaciones y agradecimientos a todo el equipo de la UBA
  • Excelente este diplomado, la didáctica es muy buena y motivadora.
  • Considero excelente esta iniciativa, por esto estoy aquí, pienso que es necesario aumentar la presencia de la educación a distancia en estos momentos.

 Conclusiones

De los resultados obtenidos con la aplicación de la encuesta se presentan las conclusiones de acuerdo a la escala analizada:

  1. Alta motivación  de  los  profesores  participantes,  a  menudo  los  más motivados  y  con  frecuencia  los  más  involucrados  en  actividades  académicas.  La universidad  tiene  una  gran  oportunidad:  reconocer,  incentivar  y  publicitar  este ejemplo  como  un  buen  referente,  para  que  los  profesores  motivados  se  sientan incorporados en los planes de desarrollo de la institución.
  2. Los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje en los temas de interés para su actualización profesional.
  3. Esta modalidad  de formación  muestra  la  disposición  de  los  profesores participantes a compartir su conocimiento y experiencias, mediante la creación de asignatura virtuales
  4. El uso  de  software,  entornos  web,  y  plataformas  e-Learning amplían  los  conocimientos  y  competencias  de  los  profesores  participantes  y contribuyen a reforzar la confianza en sus propias capacidades.
  5. La sensación  de  estar  compartiendo  una  experiencia  colectiva innovadora refuerza el interés de búsqueda y creatividad individual y de grupo.
  6. El conocimiento  alcanzado  durante  esta  formación  incentiva  la investigación  y  búsqueda  de  soluciones  nuevas  para  cada  área  de  conocimiento específica.

Recomendaciones

  • Incorporar de las TICs a la formación de docentes es una condición indispensable para que el tema cruce transversalmente el currículo de la educación
  • Integrar de redes de investigación y producción teórica, de carácter interdisciplinario e interinstitucional, que incorpore especialistas y docentes, se convierte en una necesidad para fortalecer la generación y difusión de conocimiento en temas que necesitan ser profundizados o que aún permanecen inexplorados
  • Implementar incentivos para los facilitadores virtuales.

 Referencias

Becker, H.J. y R.E. Anderson (2000): Subject and Teacher Objectives for Computer Using Classes by School Socio-Economic Status. Irvine, CA y Minneapolis, MN: University of California.

Cabero, J. (2004) Reflexiones sobre las tecnologías como instrumentos culturales en Martínez, F., y Prendes, M. (coord.): Nuevas tecnologías y educación, Madrid, Pearson, pp. 15-19.

Fundación  France  Telecom  España  (2006). eEspaña  2006.  Informe  anual  sobree l  desarrollo  de  la  Sociedad  de  la Información,  en  España.  [en  línea] Madrid:  Fundación  France  Telecom España.  Disponible  en: http://www.f u n d a c i o n a u n a . c o m / a r e a s / 2 5 _publica ciones/eEspa na _2006.pdf[consulta 2014, 16 de abril]

Garrison,  D.  y  Anderson,  T.  (2005): El  e-learning   en  el  siglo  XXI. Investigación y práctica, Barcelona, Ediciones Octaedro.

Gros, B., y Silva, J. (2005) La formación del profesorado como docentes en los espacios virtuales de aprendizaje, en Revista Iberoamericana de Educación,n.º 36 (1), http://www.campus-oei.org/revista/tec_edu32.htm.

Meter, Dirr J.(2004) Desarrollo social y educativo con las nuevas tecnologías, en Nuevas Tecnologías y Educación, Martínez, F., y Prendes, M. (coord), Madrid. Pearson.

Reyes, N(2012) Los entornos virtuales: Valoración de la calidad desde la perspectiva del estudiante. Artículo publicado en: Venezuela Educación a Distancia Encuentros, Protagonistas y Experiencias, Mogollón, I.  ISBN: 978-84-940062-4-1.Primera edición: Noviembre 2012.GITE Universidad de Sevilla Edutec. España.

 Reyes, N (2011) Motivación del estudiante y entornos virtuales de aprendizaje Conferencia Internacional ICDE 2011.Universidad Nacional de Quilmes, Argentina

Salinas, J. (2004): Innovación docente y uso de las TIC en la enseñanza universitaria.  Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC). UOC, 1 (1), http://www.uoc.edu/rusc/dt/esp/salinas1104.pdf

Tondeur, J., Van Rraak, Voogt, Fisser, Ottenbreit (2011): “Preparing pre-service teachers to integrate technology in education: A synthesis of qualitative evidence”, en Computers & Education. Disponible en:http://www.onderwijskunde.ugent.be/downloads/Article_review.pdf

Zhao, Y. y K. Frank (2002): Factors Affecting Technology Uses in Schools. Estados Unidos: Michigan State University. Disponible en: https://www.msu.edu/~kenfrank/papers/Factors%20affecting%20technology%20uses%20in%20schools.pdf

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *