Los entornos virtuales: Valoración de la calidad desde la perspectiva del estudiante

La calidad de los conocimientos generados por el uso de entornos virtuales de aprendizaje DSC04060crea gran interés investigativo y más aún conocer las inquietudes del estudiante que hace vida en estos ambientes. La investigación fue de campo de tipo evaluativo con apoyo documental. Para el estudio se consideró una población de mil cuatrocientos treinta (1430) estudiantes de donde se extrajo una muestra de setecientos cincuenta y ocho (758) estudiantes. Para recolectar la información se utilizó la encuesta El COLLES  de Moodle la cual se agregó como una actividad dentro del aula virtual correspondiente a cada asignatura y se les solicitó a los estudiantes la colaboración de responderla una vez concluida la misma. Producto de la indagación se tiene que efectivamente los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje significativo para su práctica profesional, se estimula el pensamiento crítico reflexivo del estudiante. En este sentido se recomienda establecer un plan de mejora continua de los objetos de aprendizaje presentes en las diferentes aulas virtuales para garantizar el aprendizaje significativo para la práctica profesional del estudiante. Fomentar las estrategias de aprendizaje que estimulen el pensamiento crítico reflexivo del estudiante así como el trabajo colaborativo

Palabras claves: Entorno virtual, calidad, estudiante.

Introducción

 Los entornos de aprendizaje diseñados a partir de un modelo formativo sustentado en recursos tecnológicos puede concebirse, según Soto (2004), como un entorno o escenario destinado a promover el aprendizaje a partir de estrategias educativas enriquecidas con TIC, que pretenden crear situaciones de aprendizaje que estimulen al máximo las potencialidades de los estudiantes o como un conjunto articulado de condiciones que incluyen TIC destinadas al desarrollo de determinadas competencias en los estudiantes. En este sentido, la flexibilidad del ambiente y el papel dinámico del facilitador virtual en una interacción constante con sus estudiantes son elementos claves en los nuevos ambientes de aprendizaje.

El material Instruccional suministrado a los estudiantes para su estudio y formación académica son datos e informaciones en formato digital, conocidos en el contexto de la educación como objetos de aprendizaje y que se definen según López (2005) como “cualquier recurso con una intención formativa, compuesto de uno o varios elementos digitales, descrito con metadatos, que pueda ser utilizado y reutilizado dentro de un entorno e-learning”(p. 23). Es importante señalar que los objetos de aprendizaje de las aulas virtuales a los cuales acceden los estudiantes para su estudio, más que definir qué debe aprenderse se trata de proporcionar apoyos instrumentales suficientes  con respecto a lo que debe aprenderse, especialmente estimulando el pensamiento crítico y la autorregulación de la actividad cognoscitiva, apoyos en sí mismos asociados a la evaluación del aprendizaje (auto evaluación y co-evaluación).

Sustento Teórico

Para el sustento teórico se consideró lo sugerido por Leflore (2000) quien propone el uso de tres teorías de aprendizaje para orientar el diseño de materiales y actividades de enseñanza en un entorno virtual: la Gestalt, la Cognitiva, y el Constructivismo.

Respecto a La teoría Gestalt, se tiene que estudia la percepción y su influencia en el aprendizaje. El diseño visual de materiales instruccionales empleados en los entornos virtuales de aprendizaje  debe basarse en principios o leyes de la percepción como el contraste figura-fondo, la sencillez, la proximidad, la similaridad, la simetría, y el cierre. El contraste figura-fondo es un principio básico según el cual un primer plano de un estímulo visual tiene que ser distinto al fondo. Esta norma se viola frecuentemente en el diseño de muchas páginas que aparecen en la red. Los fondos suelen incluir formas o colores que desvanecen u opacan el texto, dificultando su lectura. El principio de la sencillez sugiere que un buen arreglo visual debe evitar la inclusión de elementos distractores o que generen ambigüedad en su interpretación. Según la ley de proximidad es más fácil entender que varios elementos textuales o gráficos están relacionados si aparecen cercanos; así un texto que se utilice para explicar un gráfico o rotular una de sus partes debe estar cerca del gráfico o formar parte del mismo. El principio de similaridad establece que las personas tienden a agrupar las cosas cuando tienen una apariencia semejante.

Si los elementos de un gráfico tienen el mismo estilo, puede verse más fácilmente como un todo. Para llamar la atención sobre algunos elementos de un texto o gráfico se emplean recursos como resaltados, subrayados, animaciones, contrastes de colores, intermitencias. No obstante, el exceso de detalles diferenciadores o contrastes en una pantalla puede hacer difícil que los lectores se concentren en la información deseada. La ley de cierre indica que las personas tratan de interpretar un gráfico o texto incompleto basados en su conocimiento previo. Los elementos incompletos deben evitarse pues los usuarios invierten demasiado tiempo tratando de entenderlos. Las personas captan directamente el sentido de la información o se apoyan en ciertos esquemas para otorgarle algún significado. De acuerdo con Leflore (2000), estas serían algunas pautas esenciales para el diseño de instrucción para entornos virtuales basadas en la teoría Gestalt:

  • Asegurar que el fondo no interfiera con la nitidez de la información presentada en el primer plano.
  • Utilizar gráficos sencillos para presentar información.
  • Agrupar la información que tenga relación entre sí, de tal manera que el usuario pueda captar fácilmente su unidad o conexión.
  • Utilizar discretamente el color, la animación, los destellos intermitentes, u otros efectos para llamar la atención hacia ciertas frases del texto o áreas gráficas.
  • No utilizar información textual o gráfica incompleta.
  • Al introducir un tema nuevo emplear vocabulario sencillo.

Respecto a La teoría Cognitiva Leflore (2000), indica varios enfoques, métodos, y estrategias de esta corriente teórica como los mapas conceptuales, las actividades de desarrollo conceptual, el uso de medios para la motivación, y la activación de esquemas previos, pueden orientar y apoyar de manera significativa el diseño de materiales de instrucción para entornos virtuales. Los mapas, los dibujos, y los organizadores gráficos son medios para representar la actividad cognitiva. Las personas construyen representaciones para ayudarse a comprender la realidad. Si bien cada individuo posee esquemas cognitivos diferentes, es viable tutelar su formación y estructuración. A través de medios visuales se pueden mostrar las relaciones entre las partes de los contenidos que se enseñan. El resumen de un texto y las relaciones entre sus componentes pueden ilustrarse con mapas u otras representaciones gráficas. Estos son generalmente formas geométricas con texto incluido y conectadas por medio de líneas.

Leflore (2000) resume  con las siguientes pautas el diseño Instruccional de acuerdo a la teoría cognitiva para los entornos virtuales de formación:

  • Ayudar a los alumnos a estructurar y organizar la información que deben estudiar mediante listas de objetivos, mapas conceptuales, esquemas, u otros organizadores gráficos.
  • Promover actividades para el desarrollo conceptual conformando pequeños grupos de alumnos y proporcionándoles listas de conceptos. Las discusiones pueden darse en forma sincrónica o asincrónica.
  • Promover el conocimiento previo mediante actividades de comprobación de aprendizaje que respondan los estudiantes.
  • Utilizar de manera adecuada recursos motivacionales como gráficos, sonidos, o animaciones. No es necesario usarlos en cada página, unidad o lección.

En cuanto al Constructivismo Leflore (2000), plantea que el diseño de actividades de enseñanza en los entornos virtuales puede orientarse a la luz de varios principios de esta corriente tales como: el papel activo del estudiante en la construcción de significado, la importancia de la interacción social en el aprendizaje, la solución de problemas en contextos reales. Cada individuo posee una estructura mental única a partir de la cual construye significados interactuando con la realidad. Una clase virtual puede incluir actividades que exijan a los estudiantes crear sus propios esquemas, mapas, redes u otros organizadores gráficos. Así asumen con libertad y responsabilidad la tarea de comprender un tópico, y generan un modelo o estructura externa que refleja sus conceptualizaciones internas sobre un tema.

La interacción social proporciona interpretaciones mediadas de la experiencia. Gran parte de lo que aprendemos sobre el mundo depende de la comunicación con otras personas. El lenguaje es una herramienta fundamental para la producción de significados y la solución de problemas. En la educación virtual la interacción social puede lograrse a través de chats, correo electrónico, foros de discusión, videoconferencias. Los estudiantes contestan preguntas, resuelven problemas, y realizan actividades en forma grupal. La Red es un entorno en el cual el trabajo en grupo puede alcanzar mayor relevancia. De cierta manera lo que cada estudiante hace es publicado, y el profesor puede determinar quién participa realmente en un proyecto.

En la clase regular es común que algún alumno contribuya poco o nada al trabajo de un grupo sin que el profesor se entere. En la Red la participación de todos es más visible. Enfrentar los estudiantes a problemas del mundo real es una estrategia para lograr aprendizajes significativos. Como estos problemas presentan contextos muy variados, su abordaje requiere múltiples puntos de vista. Leflore (2000) señala directrices derivadas del constructivismo para enseñar a través de entornos virtuales:

  • Organizar actividades que estimulen al estudiante a construir significados a partir de la información que recibe. Se le pide que construya representaciones gráficas, mapas, o esquemas.
  • Proponer actividades o ejercicios que permitan a los estudiantes comunicarse con otros. Orientar y controlar las discusiones e interacciones para que tengan un nivel apropiado.
  • Cuando sea conveniente permitir que los estudiantes se involucren en la solución de problemas a través de simulaciones o situaciones reales.

Metodología

La investigación fue de campo de tipo evaluativo con apoyo documental. Para el estudio se consideró una población de mil cuatrocientos treinta (1430) estudiantes de las carreras derecho, ingeniería eléctrica, ingeniería en sistemas, administración de empresas, contaduría pública y comunicación social cursantes de asignaturas durante el período lectivo 2010, de donde se extrajo una muestra de setecientos cincuenta y ocho (758) estudiantes.

Para recolectar la información se utilizó la encuesta El COLLES (Encuesta en Línea sobre Ambiente Constructivista de Aprendizaje en Línea) de Moodle la cual se agregó como una actividad dentro del aula virtual correspondiente a cada asignatura y se les solicitó a los estudiantes la colaboración de responderla una vez concluida la misma.

 Presentación de Resultados

Los resultados obtenidos de la aplicación de la encuesta se extrajeron de las aulas virtuales se agruparon por escala para su respectiva tabulación, graficación y análisis pertinente y se presentan a continuación:

 Relevancia

RELEVANCIA

Gráfico 1: Relevancia

De acuerdo a los resultados obtenidos dentro de la escala Relevancia donde se pretendía valorar la importancia del aprendizaje en línea para la práctica profesional de los estudiantes, se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las cuatro preguntas es de 4,39 lo cual indica que efectivamente los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje significativo para su practica profesional.

Es importante resaltar que el empleo de estrategias de enseñanza basadas en objetos de aprendizaje tiene  gran potencial en el mejoramiento de la calidad de la enseñanza. El aprendizaje es más significativo cuando el estudiante tiene la oportunidad de adquirir conocimiento con gran apoyo audiovisual (imágenes, animaciones, videos) y de aplicarlo inmediatamente, a través de ejercicios conceptuales o numéricos.

En este sentido, Metros(2002:19) identifica dos aspectos de calidad a tener en cuenta en un Objeto de Aprendizaje:

Si los objetos de aprendizaje son pobremente diseñados o usados inapropiadamente, el aprendizaje sufre. Por lo tanto, dos componentes de aseguramiento de calidad deben ser contemplados. El primero es cómo el objeto es usado, y el segundo es la calidad del objeto mismo. Los críticos temen que los instructores tiendan a generar una serie de objetos de aprendizaje que carezcan de significado pedagógico. Sin embargo, la situación con los objetos de aprendizaje no es diferente a la de los medios tradicionales. La instrucción deficiente lo es sin importar su formato. Todas las instituciones acreditadas mantienen revisiones y balances para monitorear y evaluar el éxito en el aula de clase, tanto en lo presencial como en lo virtual.

El segundo componente es la calidad del objeto de aprendizaje mismo. ¿Quién y qué organización revisará y clasificará los objetos para garantizar una alta calidad en su contenido y estructura? Para atender este problema, muchas organizaciones tienen procesos de evaluación definidos. Algunos son selectivos sobre el material enviado y poseen equipos de profesionales en educación para evaluar los objetos antes de su publicación.

 Pensamiento Reflexivo

PENSAMIENTO REFLEXIVO

Gráfico 2: Pensamiento Reflexivo

Los resultados obtenidos dentro de la escala Pensamiento Reflexivo donde se pretende determinar si el aprendizaje en línea estimula el pensamiento crítico reflexivo en los estudiantes se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las cuatro preguntas es de 4. Este resultado indica que efectivamente se estimula el pensamiento crítico reflexivo del estudiante, sin embargo se evidencia que no se están analizando en suficiencia las ideas de los otros estudiantes.

En este particular Cabero (2001, p. 373), considera que los materiales en red

“deben ser diseñados no centrándonos exclusivamente en la organización de la información, sino que deben propiciar la creación de entornos de reflexión para el estudiante, contemplando la posibilidad de enfatizar la complejidad de todo proceso, potenciando el desarrollo del pensamiento crítico donde el sujeto deba adoptar decisiones para la construcción de su propio itinerario comunicativo y favoreciendo al mismo tiempo la participación de los estudiantes en la comprensión de la resolución de problemas”.

Interactividad

INTERACTIVIDAD

      Gráfico 3: Interactividad

Los resultados obtenidos dentro de la escala Interactividad donde se pretende evidenciar en qué medida se implican los estudiantes en el diálogo educativo en línea se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las cuatro preguntas es de 3,37. Lo resultados muestran que no hay un involucramiento consistente de parte de los estudiante respecto al dialogo educativo ya que su interés se centra en explicar sus ideas y no en compartir con el resto de estudiantes. Al respecto, Gros-Silva, (2005) indica que en los grupos, los estudiantes no necesariamente se comunican con eficacia, los profesores deben ser conscientes de las técnicas que emplean en el diálogo y de lo que tratan de conseguir con ellos. En este sentido, el papel del profesor como mentor o tutor es fundamental y muy diferente al papel actual desempeñado por el profesorado.

 Apoyo del Tutor

APOYO DEL TUTOR

               Gráfico 4: Apoyo del Tutor

Los resultados obtenidos dentro de la escala Apoyo del Tutor a través de la cual se pretende mostrar en qué medida los tutores facilitan a sus alumnos la participación en el aprendizaje en línea, se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las cuatro preguntas es de 4,35. Los resultados evidencian que el estudiante siente la presencia y apoyo constante del tutor virtual guiándolo en  su aprendizaje en línea.

García Aretio (1996), indica que en la situación de soledad y lejanía académica en que suele encontrarse el alumno de la enseñanza a distancia, la figura del tutor cobra su más profundo y primigenio significado por cuanto que se hace cargo de su asistencia y ayuda personal, a la vez que ostenta para él la representación vicaria de la institución.

Ambas figuras deben tener, por tanto, una amplia preparación en cuanto a las características de la modalidad para poder guiar y asesorar a los alumnos. Para Chaupart (1998), independientemente de la tecnología utilizada, el tutor (entendido también como asesor) y su forma de actuar es el factor esencial para asegurar que el entorno de aprendizaje con uso de tecnología sea favorable al estudiante. En los cursos por correspondencia la falta de apoyo de un tutor era uno de los factores por los cuales había alta deserción.

En un ambiente virtual la calidad, la variedad y la dinámica de las interacciones, así como el entusiasmo y la consagración del tutor, además del diseño del curso, su presentación y accesibilidad, son fundamentales para retener a los estudiantes y para que éstos se sientan en un ambiente de aprendizaje.(Huertas, 2001)

Apoyo de Compañeros

APOYO DE COMPAÑEROS

               Gráfico 5: Apoyo de Compañeros

Los resultados obtenidos dentro de la escala Apoyo de Compañeros a través de la cual se pretende mostrar si el apoyo proporcionado por los demás estudiantes, ¿es sensible y estimulante?, se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las cuatro preguntas es de 3,15. Este resultado evidencia que no hay un apoyo y estimulo marcado entre los compañeros de estudio de los entornos virtuales de aprendizaje.

En este sentido señala Reeve (2004), el aprendizaje en línea provoca mucho entusiasmo pero la formación ofrecida se centra, muy a menudo, en los aspectos superficiales sin proporcionar una profundización en los aspectos colaborativos.

 Interpretación

 INTERPRETACION

                     Gráfico 6: Interpretación

Los resultados obtenidos dentro de la escala Interpretación a través de la cual se pretende determinar si los estudiantes y los tutores, ¿tienen una apreciación correcta del otro a través de la comunicación en línea?, se tiene que de la escala del 1 al 5 el resultado promedio de las cuatro preguntas es de 4,27. Se evidencia con los resultados que es mas acentuada la comunicación en línea entre los estudiantes y su tutor virtual que entre los mismos compañeros de estudio. Para que haya un intercambio debe haber experiencias previas compartidas, estrategias para obtener información, maneras de argumentar las ideas y propuestas, formas de evaluar las aportaciones de los demás, repetir y reformular lo que dicen los otros.

Según Mercer “Esto se hace aprovechando cualquier fuente de información que se considere pertinente. Estos recursos contextuales se pueden encontrar en el entorno físico, en la experiencia y la relación que los interlocutores ya comparten, en las tareas u objetivos que comparten los participantes y en la experiencia que tienen las particulares conversaciones similares”. (2001:68).

Conclusiones

De los resultados obtenidos con la aplicación de la encuesta se presentan las conclusiones de acuerdo a la escala analizada:

Relevancia: Efectivamente los estudiantes con los cursos en línea han obtenido un aprendizaje significativo para su práctica profesional. Es importante resaltar que el empleo de estrategias de enseñanza basadas en objetos de aprendizaje tiene  gran potencial en el mejoramiento de la calidad de la enseñanza. Pensamiento Reflexivo: Los resultados evidenciaron que efectivamente se estimula el pensamiento crítico reflexivo del estudiante, sin embargo se evidencia que no se están analizando en suficiencia las ideas de los otros estudiantes. Interactividad: Lo resultados muestran que no hay un involucramiento consistente de parte de los estudiante respecto al dialogo educativo ya que su interés se centra en explicar sus ideas y no en compartir con el resto de estudiantes. Apoyo del Tutor: Los resultados demostraron que el estudiante siente la presencia y apoyo constante del tutor virtual guiándolo en  su aprendizaje en línea. Apoyo de Compañeros: Este resultado evidencia que no hay un apoyo y estimulo marcado entre los compañeros de estudio de los entornos virtuales de aprendizaje. Interpretación: Se evidencia con los resultados que es mas acentuada la comunicación en línea entre los estudiantes y su tutor virtual que entre los mismos compañeros de estudio. Para que haya un intercambio debe haber experiencias previas compartidas, estrategias para obtener información, maneras de argumentar las ideas y propuestas, formas de evaluar las aportaciones de los demás, repetir y reformular lo que dicen los otros. A manera de conclusión general, se tiene que de manera global promediando las escalas estudiadas se obtuvo un resultado de 3,92 puntos lo cual representa un valor de significativa importancia para la universidad ya que revela que sus estudiantes consideran de calidad el ambiente de aprendizaje en línea

 Recomendaciones

Establecer un plan de mejora continua de los objetos de aprendizaje presentes en las diferentes aulas virtuales para garantizar el aprendizaje significativo para la práctica profesional del estudiante.

Fomentar las estrategias de aprendizaje que estimulen el pensamiento crítico reflexivo del estudiante así como el trabajo colaborativo.

Establecer actividades que fomenten el dialogo educativo entre estudiantes.

Instituir mecanismos motivadores para los facilitadores o tutores virtuales de alto desempeño.

Crear actividades colaborativas para propiciar el trabajo en equipo de los estudiantes.

Analizar en detalle cada uno de los comentarios efectuados por los estudiantes para dar respuesta y fortalecer el entorno virtual de formación de la universidad.

 Bibliografía

Cabero, J. (2001). Tecnología educativa. Diseño y utilización de medios en la

enseñanza. Barcelona: Paidós.

 Chaupart, J. M.(1998) El tutor, el estudiante y su nuevo rol, en Desarrollo de ambientes de aprendizaje en educación a distancia. Textos del VI Encuentro Internacional de Educación a Distancia. México: Universidad de Guadalajara, pp. 97-110.

García, A. L. (2001) La educación a distancia. De la teoría a la práctica. España: Ariel Educación.

Gros,B- Silva,J (2005). La formación del profesorado para su labor docente en espacios virtuales de aprendizaje. Revista Iberoamericana de Educación. 36, 14 páginas.[http://www.campus-oei.org/revista/tec_edu32.htm]

Leflore, D., 2000. “Theory supporting design guidelines for web-based instruction”. En: Beverly Abbey (Ed.) Instructional and Cognitive Impacts of Web-Based Education. Hershey, PA: Idea Group Publishing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *