Las 6 características más relevantes de la formación para docentes

La formación continua para docentes cada vez cobra una mayor importancia en un mundo más competitivo y globalizado, donde los avances técnicos progresan a una velocidad vertiginosa; sin embargo, es difícil seleccionar, discriminar y elegir en un entorno tan complejo con una plétora de cursos de diferentes tipos y metodologías, ¿verdad? Hoy te damos 6 claves.

formacion continua
1. Relevante, de acuerdo al contexto
Puede parecer una obviedad, pero no es tan fácil de determinar en muchas ocasiones: ¿acaso nunca nos hemos visto envueltas o envueltos en una conferencia, un curso o una charla que era completamente irrelevante, más allá del ansia de saber cosas nuevas, e inaplicable en nuestra vida profesional y cotidiana? Quizás sea una forma un tanto simplista de juzgar la conveniencia o no de una formación, pero al menos es importante tener en cuenta si esa formación y los resultados esperandos se adecúan al contexto, a nuestras necesidades o, al menos, a nuestras perspectivas de desarrollo personal, bien sea a corto o a largo plazo.
2. Planificación y mejora
No todo el contenido de la formación ha de ser, obviamente, sobre planificación y programación didáctica, pero es importante para una gran parte del personal docente el poder disponer de formaciones que sean, enlazando con lo anterior, directamente aplicables a su contexto: esto quiere decir que hay un proceso formativo signiticativo que puede reflejarse en su forma de dar clases, en sus clases diarias, y mejorar esos procesos didácticos de forma relevante y directa.
3. Gestionada por otros profesores y profesoras
No quiere decir que, necesariamente, todo el personal docente de un curso de formación haya de ser docente en activo; sin embargo, es importante que gran parte del liderazgo sobre ese programa formativo esté en mano de docentes en activos. Profesionales en otros ámbitos, especialistas, investigadores, expertos, etc pueden aportarnos una visión más rica y completa, pero aprender de la experiencia de nuestros pares es también muy poderosa: además, nuestros y nuestras colegas conocen mejor que nadie los retos a los que nos enfrentamos, de primera mano; esa es la mayor ventaja del aprendizaje por pares.
4. Directamente aplicable
Si, por ejemplo, te has apuntado a un MOOC sobre Taxonomía Bloom en el aula, sería esperable que dicha formación te aportase ideas básicas y conceptos susceptibles de ser aplicados en tu aula mañana (vale, quizás me he pasado con “mañana”): lógicamente, tiene más sentido explicar cómo una metodología puede ser aplicada en el aula de forma efectiva, con ideas muy enfocadas en lo práctico, que reflejar las ventajas y el marco teórico que la sustenta. Lo último es interesante y nos ayuda a comprender esa metodología de una forma tal que podemos, incluso, mejorarla y aprender más y, por ello, es necesario, pero sin una aplicación básica no sirve para demasiado.
5. Interactividad
La enseñanza pasiva es una cosa del pasado, pero la interactividad, la gamificación y las innovaciones que tienden y aspiran a mejorar y hacer mayor la parcipación de los y las docentes en activo en un curso determinado debe tener sentido, tiene que “enganchar” y tener esa aplicación práctica de la que hablábamos: de lo contrario, el profesorado-alumnado se volverá algo “cínico” y tendrá renuencia a seguir el curso, pudiendo incluso abandonar, o limitarse a obtener el certificado
6. Sostenibilidad
La Educación también sufre de modas, de ciclos, de burbujas… Un buen curso está centrado en lo verdaderamente importante y, sinceramente, las innovaciones verdaderamente cruciales no dependen de modas y burbujas: la sostenibilidad es muy importante, sobre todo si el curso no es gratuito y supone una inversión de recursos personales o públicos por parte del profesorado. El curso debe tratar temas a los que cada docente se enfrentará a largo plazo, a través de su vida profesional. Eso no implica que estemos defendiendo en absoluto una enseñanza en el sentido más tradicional, de libro de texto y clase magistral: en absoluto; la innovación en el aprendizaje activo, las metodologías por proyectos, el trabajo colaborativo… es necesaria de acuerdo a los cambios en el mundo del siglo XXI y, esperamos, va para largo. También la formación en cuestiones relacionadas con políticas y asuntos burocráticos es muy importante; sin embargo, si por ejemplo vamos a tratar las redes sociales, hay que tener en cuenta lo siguiente: las redes sociales vienen y van, así que el curso debería abordar una metodología general de acuerdo a éstas, y no dependiende de una o dos en concreto.
Tomado de: http://www.escuela20.com/docentes-educacion-formacion/articulos-y-actualidad/las-6-caracteristicas-mas-relevantes-de-la-formacion-para-docentes_3983_42_5593_0_1_in.html
Esta entrada fue publicada en e-noticias de interés. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *