Web Semántica: un mundo de posibilidades

Nos encontramos inmersos en un mundo que gira alrededor de la “Web” hasta tal punto que se ha convertido en una herramienta de uso habitual en nuestra sociedad en ámbitos tan diferentes como la comunicación, las relaciones comerciales, la difusión de la cultura, el ocio, el entretenimiento o el acceso a la información.

Desde su aparición, la Web ha tenido un crecimiento espectacular que ha sido posible, entre otras cosas, por la rápida evolución de las tecnologías que la sustentan. En pocos años, hemos sido testigos de la transformación producida desde la forma más básica (Web 1.0) en la que el usuario sólo podía “leer” documentos, hasta otra más avanzada (Web 2.0) en la que también puede interactuar, colaborar y compartir.

A pesar de las diferencias, ambas son en  el fondo “webs sintácticas” en las que los ordenadores se ocupan de la presentación de la información y es el usuario el que interpreta el contenido mostrado. En este tipo de web, si se quieren buscar datos sobre el grupo musical “Ketchup”, éstos no se encuentran inmediatamente pues en primer lugar aparecen enlaces a restaurantes, recetas, salsas, fabricantes de condimentos y… al final (con suerte) lo que se busca. También resulta difícil hacer búsquedas complejas de información, como por ejemplo “localizar restaurantes con menús de pocas calorías en una ciudad”. Estos ejemplos indican  que las representaciones de la web sintáctica no son adecuadas para expresar significados y que necesitan evolucionar.

En el año 2001 se acuña el concepto de “web semántica”, impulsado por el propio inventor de la Web y presidente del consorcio W3C, Tim Berners-Lee, con el objetivo de que los ordenadores puedan comprender los contenidos de la Web, interpretarlos y además utilizarlos.

 La web semántica está en pleno desarrollo

La idea subyacente en este proyecto es simple: integrar en la web actual la posibilidad de agregar varios datos relacionados entre ellos, bien semánticamente o por atributos que los determinan. Éste es un proceso que se debe realizar de manera formal para que sea posible una evaluación automática por máquinas de procesamiento. De hecho, para lograr una web semántica los datos de las páginas se deberán estructurar y escribir con un único formato que permita a las máquinas seleccionar mejor la información que exista en Internet. En esta nueva web, un objeto será descrito de la misma forma en México y en Finlandia y, por tanto, los buscadores podrán identificarlo y ligarlo con posibles búsquedas relacionadas.

websemantica

En la actualidad, la web semántica está en pleno desarrollo y, desde un punto de vista técnico, los pilares fundamentales en que se basa son dos: las ontologías y las etiquetas. Una ontología puede considerarse un esquema conceptual exhaustivo y riguroso, que se elabora para facilitar la comunicación entre diferentes sistemas y entidades. Las etiquetas se basan en ontologías y se utilizan para estructurar los datos dentro del código de la página web. Así, las máquinas podrán relacionar los datos con las mismas etiquetas (linked data) pudiendo así delimitar mejor el sesgo de la búsqueda que una persona está solicitando.

 Las etiquetas se basan en ontologías y se utilizan para estructurar los datos dentro del código de la página web.

Alrededor de estos elementos han nacido lenguajes específicos basados en nuevos estándares que facilitan la interoperabilidad de los diferentes sistemas. Algunos ejemplos son:

  • RDF (Resource Description Framework). Lenguaje recomendado por W3C que describe la semántica de la información (los recursos) de modo que sea procesable por las máquinas.
  • OWL (Web Ontology Language). Lenguaje de marcado para publicar y compartir datos usando ontologías en la web. Es un modelo construido sobre RDF y codificado en XML.

Todos  estos elementos dotan a la web semántica de la capacidad de realizar consultas complejas usando datos de páginas web diferentes, porque facilitan la integración de información de diferentes bases de datos.

Sin embargo, no sólo se está consiguiendo mejorar la búsqueda de información en la Web a través de las tecnologías semánticas, sino que éstas actualmente se utilizan en dominios de aplicaciones diversos. Plataformas sociales y blogs (Flickr, Facebook, …) usan motores de búsqueda semánticos vinculados a la actividad de los usuarios para hacer sugerencias y recomendaciones. En la documentación y clasificación bibliográfica se semantizan los recursos para reforzar los vínculos con catálogos de otras instituciones y mejorar la visibilidad de éstos. En otras áreas como la industria, el comercio electrónico o la investigación y desarrollo (aeronáutica, medicina) se trabaja en la creación de ontologías especializadas.

El mundo educativo no es ajeno a estos movimientos de la Web y trabaja en el modelo de objetos de aprendizaje y estándares de metadatos mediante el que los recursos educativos digitales se describen e identifican universalmente, facilitando así su conexión y localización.

Disponible: http://blog.educalab.es/intef/2014/02/11/web-semantica-un-mundo-de-posibilidades/

Esta entrada fue publicada en e-noticias de interés. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *